Médicos extirpan un bulto gigante de la cara del bebé, lo que se esconde detrás hace que rueden las lágrimas

Valeka Riegel, de 46 años, se quedó en shock cuando vio a su hijo por primera vez. Una gran parte de su cara la ocupaba un gran bulto, y la madre sentía que no podía mirar a su hijo.

Que los padres se preocupen por lo que puedan revelar las imágenes de las ecografías es algo natural. Valeka Riegel lo sabe bien, sobre todo después de ver las imágenes de su primera ecografía. Su hijo Zakary tenía un gran bulto en la cara. Cuando nació era tan grande que casi no se podían ver sus ojos.
Según los médicos el niño había nacido con lo que se conoce como encefalocele, algo que es extremadamente inusual. El pequeño nació en Cincinnati, en los Estados Unidos, y solo en este país las autoridades sanitarias dicen que uno de cada 12.000 bebés nace con este problema cada año.

La primera vez que la madre vio a su hijo se quedó muy preocupada, como es natural, y no podía parar de llorar.

– Era solo un gran bulto que sobresalía sobre los pequeños labios, no se veía ni nariz, ni ojos, no pestaña, según cuenta la madre a Faith Tap.


Lille Zakary, por lo demás, era un niño sano, pero tenía problemas para respirar y comer debido al gran bulto. Para acabar con el problema fue enviado a un hospital infantil de Cincinnati, donde 22 médicos participaron en la operación para extirpar el bulto al niño.

Tras una larga y complicada operación, la madre pudo por fin ver a su bebé respirar y comer con normalidad, sin la gran protuberancia en su cara. Cuando vio la transformación increíble de su pequeño, rompió a llorar.

– Lloré porque no sabía que tenía unas pestañas tan bonitas y largas y unos grandes ojos marrones. Era perfecto.
La madre cuenta que al pequeño Zakary le resultaba difícil notar que de repente algo de su cara ya no estaba.

– Los primeros días se tocaba la cara y se notaba que se sorprendía de que la protuberancia ya no estaba en su cara.

 

Es maravilloso ver cómo la medicina puede cambiar la vida de las personas para bien. ¡COMPARTE esta publicación en Facebook para que la increíble intervención de estos médicos se conozca en todo el mundo y pueda dar esperanza a otros padres!

Compartir