Jefe se burla de madre cansada que amamanta en público – se levanta y actúa fuertemente

En la semana 32 Elizabeth Herzog tuvo a su pequeña Georgia.

La pequeña niña solamente pesaba 1,5 kilos y necesitó mucha ayuda para sobrevivir.

Hace poco Elizabeth por primera vez fue a un restaurante después del parto, junto con Georgia.

La hija, que ahora tiene 5 semanas, ahora por fin está bien.

Durante la comida la madre empezó a amamantar a su hija, precisamente como suele hacer.

Pero esta vez dejó el restaurante con una sensación de vergüenza y humillación.

Elizabeth estaba en su mesa amamantado a su hija cuando la jefe del restaurante se le acercó. Le tocó el hombro y le dijo algo que hiciera que la madre se parara y dejara el restaurante.

Según las leyes del estado Iowa, donde vive Elisabeth, cualquier madre puede amamantar a su hijo en un sitio público, eso incluye los restaurantes.

Como Georigia es sensible, Elizabeth trata de no cubrirle la cara con una cobija.

© WQAD

Elizabeth sabe que hay muchas opiniones sobre el sí o el no de amamantar en público, pero ella espera que las historias como la suya ayuden a crear más aceptación.

“Yo hago lo mejor que pueda como mamá y entiendo que algunas personas me pueden mirar raro y quedar en shock, pero todo lo que trato de hacer es darle comida a mi bebé”, le dice a WQAD.

Palabras sanas – me parece que tiene toda la razón.

Para mi, amamantar es de lo más hermoso que existe. No puedo entender como alguien puede pensar que es asqueroso.

Pero hasta que las madres se sientan humilladas y avergonzadas por esto tenemos que seguir compartiendo estas historias. Porque si nos quedamos quietas sin decir nada, nunca va a ocurrir un cambio.

Por favor, comparte esto. Mostremos que opinamos que todas las madres tienen el derecho de amamantar a sus hijos en cualquier sitio.

Compartir