Teddy, el bebé que nació con sus órganos fuera del cuerpo

Cuando Holly Hodgson se enteró de que estaba embarazada no cabía de felicidad, pero ese gusto le duró poco ya que en una revisión de rutina, su médico le sugirió que abortara ya que el bebé que esperaba tenía los órganos fuera del torso, y así no podría sobrevivir.

Holly Hodgson ya tenía 14 semanas de embarazo cuando vio la ecografía que le cambió la vida, pues su hijo al que nombró Teddy, tenía los intestinos fuera del abdomen. Esta condición se conoce como Gastrosquisis.

Después de pensar en lo que le recomendó el doctor, Holly decidió investigar por su cuenta y encontró que un gran porcentaje de los bebés que padecen esa enfermedad sobreviven el embarazo.

De acuerdo con el portal Upsocl, la mujer decidió pedir una segunda opinión, escuchó una proyección más positiva y decidió cambiar de doctor para terminar su embarazo y tener a Teddy.

Cuando Teddy nació lo hizo antes de tiempo, a los siete meses y con los intestinos de fuera como las ecografías indicaban. Por ello, estuvo 13 días con una bolsa adherida a su abdomen para proteger órganos antes de que su torso creciera lo suficiente como para ponerlos allí.

“No ser capaz de abrazarlo cuando todos los padres a nuestro alrededor podían abrazar a sus bebés era horrible”, recordó la madre.

Ocho semanas después, el pequeño Teddy pudo irse a su hogar, aunque eso no significaba que el niño estuviera del todo bien: “lograr alimentarlo era difícil porque a veces vomitaba por horas y teníamos que comenzar de nuevo. Era un paso adelante, dos atrás. Muy frustrante pero llegamos al final”, aseguró Holly.

En la actualidad el bebé está saludable y Holly cuenta que escribió al doctor que le recomendó interrumpir su embarazo para decirle que todo salió bien, pero no recibió una disculpa, sino buenos deseos.

Compartir