Niña de 4 años dice hablar con su padre fallecido, su madre sólo le cree cuando escucha su increíble mensaje

Jacie tenía apenas 4 años de edad cuando perdió a su padre en el atentado a las Torres Gemelas el 9/11, según cuenta su madre Lisa en la nota publicada por el portal Newsner.

Su hija comenzó a tener un comportamiento extraño, luego del funeral de su padre.

Al contrario de muchos niños, Jacie comenzó a actuar extraño luego del funeral de su padre. Su madre notaba que ella se encerraba sola en el cuarto, aún cuando era sólo una niña.

Además Lisa observaba que su hija, conversaba sola en su cuarto, cuando ella preguntó con quién conversaba, Jacie respondió con papá, pero esto no fue todo lo que la niña le dijo a su madre, sino que también conversaba con los compañeros de su papá.

Cuando Jacie le contó los detalles de la conversación que tuvo con su padre ya fallecido, comenzó a creer que tal vez estaba sucediendo ya que la niña conocía con detalles cosas de los compañeros de su padre, a quienes ella nunca había visto en persona ni en una foto hasta que tuvo la conversación con su madre.

El 9 de septiembre del 2001, fallecieron 2.996 personas, entre las cuales se encontraba el padre de Jacie y sus compañeros de trabajo; un incidente que cambió y afectó la vida de muchas personas en el mundo.

Jacie se refería a los amigos de su padre como “los muchachos”. Y aunque esto no es algo de lo que se escuche a menudo y tampoco hay una forma de comprobar si en realidad Jacie podía hablar con su padre o era el producto de su imaginación, no deja de sorprendernos y abrir la pregunta de ¿cómo ayudamos a un niño con una pérdida tan grande, cuando a veces no tienen la capacidad de entender lo que sucedió?

Cómo ayudar a un niño cuando uno de sus progenitores fallece

Recuerdo haber vivido una experiencia similar de pequeña, en mi casa paterna, en el patio mis padres construyeron un departamento pequeño para la renta.

Una familia con sus tres hijos rentaron el departamento. No pasó una semana de estar alojados que al padre de la familia sufrió un paro cardíaco y falleció ahí en ese pequeño departamento.

Para ambas familias fue una experiencia paralizante al comienzo, pero luego nuestras vidas cambiaron para siempre.

La hija menor de este matrimonio tenía 5 años, recuerdo lo triste que se veía la niña, por lo que un día mi hermana y yo que teníamos 6 y 8 años decidimos ofrecerle escribir una carta a su papá, creo que fue la mejor idea que se nos ocurrió.

Este simple gesto, brindó paz y alegría al corazón de esta pequeña niña y al nuestro también.

Compartir