Malvados hijos la emocionaron con un viaje – Luego hicieron algo horrible con ella

Hay personas que realmente no tienen corazón y tampoco perdón, Ligia Flores fue cruelmente maltratada y abandonada por su familia, lo peor fue que lamentablemente comenzó a padecer la enfermedad de Parkinson y entonces sus días fueron una completa pesadilla. Nadie quería hacerse cargo de ella ni atenderla como requería, sus hijos argumentaban que solo era una carga en la familia ignorando todo lo que ella había hecho por ellos cuando eran pequeños.

No hay justificación, todos los adultos mayores deberían ser respetados y valorados, ellos son las personas con más experiencia, conocimiento y sabiduría y de quienes más podemos aprender.

Ligia Flores relata el infierno que vivió con su propia familia, sus propios hijos la humillaban, la maltrataban física y psicológicamente, le jalaban el cabello, la pellizcaban e ignoraban como si fuese un mueble.

La gota que derramó el vaso y que fue el motivo de que todos supieran el sufrimiento de esta mujer es que uno de sus hijos en complicidad con su malvada esposa le dijeron a Ligia que le pagarían un viaje para que descansara y despejara su mente, pero en realidad solo querían deshacerse de ella, solo la enviaron con una pequeña maleta, una carta y menos de un dólar. Autoridades la encontraron en el Aeropuerto Internacional de Bogotá, Colombia y al cuestionarla confesó parte del infierno que vivía día con día.

Mencionó que su nuera no la bajaba de ¨vieja decrépita e inútil¨, sus nietos la maltrataban con golpes y los hijos con insultos. También se descubrió que en Colombia viven dos de sus hijos y al llamarles, estos dijeron no poder hacerse cargo de ella después de mencionarles que padecían la enfermedad de Parkinson y no podía valerse por ella misma.

Es lamentable que no acabemos de entender que todos somos iguales y que tarde o temprano necesitaremos de alguien. Todos merecemos una vida en la que predomine el respeto, la tolerancia y abunde el amor y la generosidad. Sobre todo de grandes merecemos una vida tranquila en la que nos dediquemos exclusivamente a disfrutar a la familia pero se nos trate con el mismo respeto de siempre. No olvidemos que si tenemos la dicha todos pasaremos por la etapa de la vejez.

Lo último que se supo es que Ligia estaría bajo el cuidado de una institución ya que sus hijos se negaron a hacerse cargo de ella. Esperamos que su vida ahora sea más tranquila y también que esto no esté ocurriendo con otro ancianito, ¡ellos merecen todo el amor del universo!

Compartir